Cadáveres de San Valentín

Sus rostros fueron lo primero

que iluminó el sol de la mañana,

los cadáveres de San Valentín en las ventanas

atisbando un improbable amanecer,

resaca del día de los enamorados,

expectativas quebradas, esperanzas vanas.

Sus pisadas fueron las primeras

en recorrer las aceras,

los zombis de San Valentin

en las barras de los bares,

muertos del día anterior,

tensos como el pan seco.

Frente a un café con leche

y un dónut con la boca abierta,

sus manos fueron las primeras

en llevar la cuenta con los dedos.

Cuántas veces San Valentín

les ha llevado al paredón,

les ha mandado fusilar

no sin antes tomar la foto de su soledad

frente al muro con el cartel de “sin amor”

colgado del cuello y orejas de burro.

Los supervivientes sin vida de San Valentín,

cualquier otro día del año

pasan desapercibidos,

pero no el día después

del día de los enamorados.

p1070471

En cambio, estos dos llevan más de cincuenta años felizmente juntos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s