Café literário

– Ah, los/las amantes: aparecen de la nada y son como el acento en el diptongo, te rompen la rima, la métrica y hasta el matrimonio, si te descuidas. Eso siendo delicado…
– ¿Y sin serlo?
– Un grano en el culo.
– ¡Camarero! ¡Otras dos cañas!

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s