La báscula

Esta mañana he decidido plantarle cara a la realidad y me he subido a la báscula. La realidad suele ser muy dura, así que mi báscula lleva escrito un mensaje alentador: “Nobody is perfect but you”, y un dibujo de una oveja. Mientras levantaba el pie izquierdo pensaba que el mensaje estaba un poco llevado al extremo, que no necesito ser la única oveja perfecta. Al apoyar el pie derecho me he dado cuenta de que a la báscula se le había acabado la pila. No he podido evitar un suspiro de alivio. Me quedo con el mensaje y me ahorro el disgusto.

Después he empezado a pensar qué otros mensajes podría haber en mi vida cotidiana que me hicieran más llevaderas las tareas. Por ejemplo, en las macetas podría poner “Todas te queremos”; en la bandeja en la que le llevo la comida a mi madre “Tres hurras por la cocinera”; en las camisetas de mis hijos “Bien hecho” y, ya puestos, en las casas en las que he vivido, una placa que rece “Aquí vivió la insigne artista…” Ay, se me escapa otro suspiro.

Pero ya me ha entrado la curiosidad y me meto en Google: etimológicamente “insigne” es aquel al que se puede seguir por su nobleza, mérito o preminencia. Para la RAE, “insigne” es sinónimo de “célebre”, que etimológicamente significa “concurrido, frecuentado, numeroso y abundante”. Por eso es célebre aquel a quien muchos acuden, frecuentan o siguen. Deduzco que, hilando fino, lo insigne tiene que ver con la excelencia y lo célebre con la popularidad. A mí esto me suena a élites y masas, pero bueno, serán cosas mías.

Noto que las fantasías se me están superponiendo cuando empiezo a pensar en masas de élites. Es curioso cómo la deriva de los pensamientos nos puede alejar más y más de la realidad hasta el Puerto Banús de la ensoñación. Personalmente, más que una oveja perfecta, prefiero ser una oveja que sueña.

“Amnesia”, 1997. Pastel sobre papel. 127,5 x 101 cm.

El comisario

Aquí estuvo una vez un comisario
Lo llevaron al Cock y a cuatro galerías
Visitó los estudios de doce artistas
Y además fue a los toros
(ir a los toros era normal entonces)
Todo eso en una semana
Además de cosas que no se cuentan
Fue muy intenso
Pero también muy divertido
De vuelta a su país
Sabía más que nadie del arte actual en España
Es más, al ser americano,
Era un experto mundial
Lástima que lo actual
Dure tan poco
Quieren que vuelva
Pero se ha jubilado
Ahora vive en un rancho y colecciona
Sillas de montar
Afirma que lo mejor
Fue la corrida

Así es la casa de…

Hemos peinado a los niños
Porque nos hacían fotos
Y nos ha parecido bien
Que salieran con nosotros

Sobre la mesa hemos puesto
Unas tazas de colores
Que componen con el resto
Dando a todo cierto orden

Se ve que somos artistas
Lo dice toda la casa
Y también disciplinados
Manteniendo el caos a raya

Las obras de arte son
Lo que da altura al hogar
Altura moral, ¿me entiendes?
Nivel intelectual

Puede ser que algún objeto
Sí, sea bastante kitch,
Mas mira la librería
No has visto ninguna así

Tenemos algunos tomos
Que son realmente rarezas
Difíciles de encontrar
Y también sillas de Ikea

Y las tazas van y vienen
vacías, pues son de atrezo,
de una habitación a otra
en medio de todo el jaleo

¿No está todo un poco lleno?
Bueno, es un piso, ya veis,
Y aunque aquí quepamos cuatro
No es un palacio ¿sabéis?

El reportaje saldrá
Colorido y muy bonito
Con sus páginas cuché
Bien rellenas de fotitos

Así puede ser tu casa
Fíjate en estos artistas
Solo hace falta buen ojo
Y unas tazas muy turistas

Porque soy artista

Porque soy artista
Ves a través de mí
Sin llegar a verme

En ello hay
Un principio transparente
Y también
Un principio sólido
Y quebradizo

Soy, pues, mujer cristal
Compuesta por millones
De granos de arena
Invisibles
La que ve está hecha
De lo que no se ve

Soy, pues, mujer ventana
Lo que enseño está hecho
De lo que no se enseña
De esa naturaleza
Con sabor a tierra
Que me da forma

Estoy
Entre lo que ves
Y lo que es visto
Pero no es penetrable

Si me golpeas
Te desangrarás hasta morir.