La escapista

¿Y qué pasa si a nuestro alrededor todo sucede como siempre,

si las glicinias y las bignonias siguen floreciendo,

si el polvo se sigue posando sobre los libros del estante,

si el gato sigue durmiendo enroscado en el cojín?

¿Qué pasa si nada cambia y se queda así eternamente?

¿No es esta mansedumbre de lo cotidiano,

esta facilidad con la que sucede lo pequeño,

este transitar despacioso de los días, el Paraíso?

¿No eres tú regando, restaurando, acariciando,

cuidando de cada ser y cada objeto,

no eres tú la creadora, la dueña del espejismo?

¿Por qué falla el holograma? ¿Por qué se descompone en mil imágenes grotescas?

¿De dónde salen los gritos, los aullidos?

¿No basta con ocuparse de todo a conciencia para que perdure

en calma hasta el fin de los tiempos, para fingir, incluso,

que se puede pacificar el mundo con el solo impulso del corazón,

que estas cuatro paredes no son porosas y permeables a la acción de lo exterior,

que esta carne no tiembla ante el dolor y ante el miedo,

porque tal cosa no existe cuando todo sucede a nuestro alrededor

como siempre?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s