Hace algún tiempo

Hace algún tiempo escribí un relato que terminaba así: “Por eso nunca, nunca, escribe poemas de amor”. ¿Escribo yo poemas de amor? Sí, los escribo, aunque pocos. Y los enseño aún menos. Lo que no he escrito nunca es un poema de amor con la palabra “amor” dentro. Andaba pensando en eso estos días, en cual es la auténtica naturaleza de los poemas y canciones de amor ¿Se habla de lo que se tiene, de lo que se pierde, de lo que se desea? ¿Ha de sentirse uno en algún estado de ánimo especial? ¿O se trata solo de apartar la mente de las rutinas cotidianas, de la opresión del día a día, de lo plano, de lo insulso? Como para responder a esta pregunta, el ejercicio que me había propuesto -escribir un poema de amor con la palabra “amor” dentro- se “desenroscó”, él solito, después del debate de anoche. Ahí os lo dejo, para mojarlo en esta lluviosa mañana de abril cual churro en el café:

 

Mientras dure el amor no habrá

botellas de vino vacías,

ni velas recién encendidas

o a punto de apagarse.

Habrá siempre jabón

en el pompero,

arena

en el reloj,

rosas

en el rosal.

Todo, todo, estará

en pleno y abundante suceso,

obstinadamente dispuesto

a volver a repetirse.

Mientras dure el amor, nada será

sombra paralizada,

enfrentamiento hosco de ayeres y mañanas.

Mientras el amor dure, el presente

irá durando,

irá siendo,

irá estando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s