Sangre

Hoy mi sangre huele a bosque

a corzo abatido, a dentellada,

a raíz y suelo húmedo, a hojas mojadas

por una fina y persistente lluvia.

 

Huele a techo verde y vivo,

a luz filtrada y oscuridad temible.

Huele a todo lo que respira y vibra

y tiembla y se sobresalta y huye.

 

Hoy mi sangre es una despedida

anticipada, un abandono,

el íntimo abrazo, ¿el último?,

antes de la partida.