Una idea perdida

Me estoy quedando dormida cuando se me pasa una idea por la cabeza. Vaya, pienso, ahora me voy a desvelar. Dos frases se forman en mi cerebro y noto que empieza a ponerse en marcha buscando la continuación cuando, de repente, se para, se queda quieto como una roca en un jardín de grava. Mi corazón se impacienta: la idea era buena, exclama, e importante, ¡trascendental! Pero el cerebro ha entrado en una especie de trance y nada pueden los gritos del corazón frente a ese estado de paz y de calma. Y poco a poco, un velo negro envuelve las emociones, que se funden con la oscuridad de la noche.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s