Lo inesperado

Ayer volvía a casa y me crucé con un chico que miraba su móvil y le decía a la novia: llegaremos en veinticuatro minutos. Se me quedó esa sensación de que parece que lo podemos tener todo bajo control, pero…

Sabes la hora que es,
las personas que te han llamado
mientras estabas en el cine,
cuánto tardarás en llegar al restaurante
y el tiempo que va a hacer mañana.
Aun así,
hay cosas que llegan sin avisar,
por ejemplo, un flechazo,
un estornudo
y a veces la muerte.

Anuncios