El “weekend”

 

Ayer, leyendo un poema de Silvina Ocampo, me acordé de un viaje de hace mucho, mucho tiempo. Bueno, eso de que me acordé es un decir: recuerdo el trayecto, todo lo que pasó y vimos por el camino, la llegada al destino y, a partir de ahí, nada de nada, ni siquiera el viaje de vuelta. Como si la excursión hubiera sido un ensayo de la vida, un remedo de la muerte (grande o pequeña), una road movie que acaba con un fundido en negro, o… qué sé yo. A falta de recuerdos, mi inconsciente zanjó el asunto con estos ripios:

 

Estuvimos allí

No vimos nada

Llegamos de noche

Salimos al alba

Nos perdimos en besos

Y juegos de almohada

Nos marchamos contentos

Pero no vimos nada

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s