Sobrehumano

Ayer tuve un mal día. Por la noche, pesadilla. Un ser diabólico se me presenta en sueños y me pregunta: «¿qué clase de alma eres tú, que rehúsas tener miedo?». Muy deliberadamente mantengo la calma, no quiero mostrarme asustada ni enfadada, pero quiero desafiarle. Respondo: «¿Y tú qué mierda de espíritu eres?». Es todo muy intenso y mi voz me despierta. Entonces lo sé: quiero ser un alma radiante.

A la luz del día entiendo que he de evitar las tres cosas: el miedo, el enfado y la beligerancia. De entrada me parece sobrehumano.