Raros días de octubre

Este atardecer, encelado con el horizonte,

no sabe que es otoño. Solo

como el torero justo antes de la embestida,

no sabe que ya el jazmín y las últimas rosas

decidieron entregar sus aromas,

que la vid ya se rindió al oro de la estación,

que estos son los últimos resplandores

de su traje de luces.

 

Anuncio publicitario

Un comentario en “Raros días de octubre

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s