Cambio climático

Se sorprende mi primo Örjan de la tormenta que ha caído sobre su Gotland: lluvia, tormenta eléctrica y sol al mismo tiempo, por primera vez desde que él tiene memoria. Clima imprevisible, ya sabemos por qué. Los meteorólogos se van a tener que reciclar en destripadores de ocas para hacer sus predicciones en plan augurio. El cielo se derrumba sobre nuestras cabezas y no basta con ponerse sombrero.

En los ochenta había un lema turístico que me encantaba: “España, todo bajo el sol”. Hoy me da un poco de miedo. Más miedo aún si pienso en el dibujo de Miró que acompañaba el lema. Muchas connotaciones superpuestas.

Hoy, para llevarme la contraria, el cielo de Madrid está cubierto de nubes altas. Tras ellas brilla el sol de siempre, como en un diaporama translúcido. Fotofobia.

Uno igual a otro y al siguiente,

el calor, el cielo azul

sin nubes, sin lluvia,

inviernos sin nieve

y ese viento extraño

que antes solo soplaba en marzo.

Días planos,

regocijo de los pobres.

Menos gasto en calefacción,

es cierto,

techos sin goteras

si no fuera por el viento

que levanta las tejas.

De algo hay que quejarse.

Que se acabe el viento,

como la lluvia, como la nieve,

como las nubes.

Solo sol y barbacoa,

sol y playa,

sol y montaña,

sol y más sol.

Todo bajo el sol

España.

örjan

Foto de Örjan Persson (http://www.vidunge.se/)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s