Soy un púlsar

Como un púlsar, he pasado veinte años de mi vida girando a toda velocidad, y solo a costa de densidad y un enorme esfuerzo de voluntad gravitatoria consigo que mi propio movimiento no me despedace. Esta velocidad vertiginosa, como dice la Wikipedia, ha hecho que me expanda en mi ecuador. Ahora me estoy concentrando en mi campo magnético para que mis polos emitan potentes chorros de radiación electromagnética enfocados al infinito. Luz colimada, llaman a eso. Pero lo que más me reafirma en la idea de que soy un púlsar, son las siguientes frases: “Por razones aún no muy bien entendidas, los polos magnéticos de muchas estrellas de neutrones no están sobre el eje de rotación. El resultado es que los «cañones de radiación» de los polos magnéticos no apuntan siempre en la misma dirección, sino que rotan con la estrella.” Yo tampoco lo entiendo, pero sé por experiencia lo difícil que resulta mantenerse en el eje, y como lo de andar lanzando chorros de radiación de modo descontrolado me parece altamente irresponsable, estoy haciendo prácticas de giro con zapatillas de punta y no pararé hasta conseguir la exactitud necesaria para replicar el famoso “efecto faro” de los púlsares que, aplicado a la vida cotidiana, a lo mejor hace que los viandantes se aparten de mí en la Gran Vía como quien huye del acantilado, con la consiguiente mejora de mi velocidad de crucero por el centro de la capital.

pulsar_vela

Púlsar Vela, imagen del telescopio Chandra de Rayos X

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s