Ese puntito rojo

Ese puntito rojo que podéis ver en las pantallas de vuestros móviles soy yo camino del estudio. No sé quién ha comercializado la aplicación ni por qué me he convertido en el objeto de vuestro interés, pero ya me han dicho que será un proceso largo y caro conseguir que la retiren del mercado, que al fin y al cabo nadie sabe, a menos que yo lo diga, a quién representa ese punto y que no soy la única observada: hay puntos de todos los colores y también estrellitas, pequeños rectángulos, amebas, dodecaedros, etc., en todos los colores RGB , que son casi diecisiete millones. Me han dicho que además se pueden asignar otras marcas a las figuras, letras por ejemplo, y sé de más de uno que me ha puesto la “w” o la “z”. Es el colmo, cualquiera que me conozca os dirá que ni la “z” ni la “w” tienen nada que ver conmigo. ¿Qué hago yo camino del estudio con una zeta a cuestas? Nada de nada, es un sinsentido y no pararé hasta que desaparezca esta modalidad de invasión de mi anonimato.