Si es que no me da la vida

Si es que no me da la vida, quiero y no puedo, y el pájaro en mano se me fue volando. Cada día amanece más temprano, pero no hay horas suficientes; no sabe una por dónde meter la cabeza, me crecen los enanos y tengo todas la bolas en el aire en este circo de tres pistas…

¿Qué es esto? ¿Por qué mi cabeza no me deja procrastinar tranquilamente en esta mañana de sábado? Dulce sábado echado a perder por neuronas miedicas, estúpidas videntes temerosas del futuro, de los compromisos, de los plazos… ¡Pero si no tenéis casi nada que hacer! A ver chicas: menos histeria colectiva y más cachaza ¿De acuerdo? ¡Hoy se descansa y punto!