El escarabajo

Había un escarabajo del que las hormigas habían hecho presa. Entonces, la maceta se anegó de agua y la víctima se tornó tabla de salvación, isla diminuta que las asustadas hormigas recorrían convulsas. Cuando la tierra absorbió el agua, ellas volvieron sin transición a su tarea de despiece, bajo las sombras del laurel.

P1070639

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s