La ola

A medida que se congela, la ola va escupiendo cuchillos de hielo. No hace mucho era un manto líquido, vivo y resplandeciente. El frío ha ido cuajando en ella, primero, el quebradizo estupor, la densa amargura después, y por último un resentimiento sólido expresado en punzones transparentes. ¿Es esto el invierno? No, es el desengaño. Pero para entenderlo, tendríais que ver cómo se congela una ola en Siberia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s