La isla

Ha habido un movimiento tectónico en mi muslo. En el calmo Mar de la Celulitis, una ola azul de surfista ha dejado tras sí una gran isla a todas luces volcánica, a juzgar por lo negro de sus costas y el cráter de su centro, de un rojo apagado que indica que la lava aún está enfriándose. Dada su proximidad con mi Triángulo de las Bermudas, no descarto que se trate de un fenómeno paranormal y que desparezca en unos días de  modo tan misterioso como apareció. Por si acaso, no le he puesto nombre, no vaya a ser que me encariñe.

La doctora se impacienta.

– Es una rotura capilar, por el calor, pero vamos a hacer un recuento de plaquetas para quedarnos tranquilas.

– ¿Plaquetas… tectónicas?

La doctora da por terminada la consulta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s