Una vez encontré un trébol

Una vez encontré un trébol de cuatro hojas en el césped de una piscina.

También encontré otro, conservado en aironfix, en una acera.

Encontré un anillo de oro con las iniciales de la yaya en el terraplén seco de un pantano.

Y en una ocasión, encontré una perla en una lata de almejas.

Se me da bien encontrar fósiles de erizo.

Y restos de cerámica antigua.

¡Encontré al hombre perfecto!

Soy buena encontrando.

Por eso no entiendo

por qué no puedo encontrar las gafas.

Anuncio publicitario