De nuevo hace su aparición

De nuevo hace su aparición

el amanecer,

pálido como el bostezo de una vela,

cansado

de perseguirse a sí mismo,

de cronometrarse,

trecientos sesenta y cinco días,

uno tras otro,

alrededor del mundo.

Justo al salir el sol

la temperatura baja un grado

y el público rehén, paralizado,

asiste impotente al previsible desfile

de malvas y de rosas

en el ciclorama del cielo de verano.

Cambio trescientos sesenta y cuatro amaneceres

por un solo anochecer de fuego

y una noche de estrellas fugaces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s