De vez en cuando alguna señorita

De vez en cuando alguna señorita con una talla trescientos de sujetador y algún muchacho depilado hasta el extremo (es un suponer, me he dejado llevar por la imaginación) me piden amistad en Facebook.  No tenemos amigos comunes, así que la curiosidad me arrastra e investigo un poco a los propietarios y propietarias de tan turgente anatomía. Las fotos suelen ser una interminable sucesión de selfies tan aburridos y parecidos entre sí como un acordeón de postales de las cuevas de Nerja. Y sus muros rezuman estrógenos y testosterona tan visiblemente expuestos como un post-it en la puerta de la nevera. Viéndoles una se hace una idea clara –sí, lo que voy a decir es una burrada- de lo que los militares consideran carne de cañón (estar cañón es otra cosa, queridos).

Llegados a este punto, surge mi instinto maternal y me  pregunto: ¿Habrán sido niños alguna vez? ¿Habrá algo de humano bajo esa plastificación de serie? ¿O son solo modelos estándar de placer virtual creados por un algoritmo desvitaminado? Si son humanos y esa es su imagen soñada ¿bajo qué circunstancias han llegado a imaginarse a sí mismos así? ¿Qué creen que ofrecen? ¿Qué creen que necesitan? Cuidado Ángela, si te ablandas: por ahí te pillan.

Entonces me pregunto por qué me piden amistad ¡a mí! ¿Qué han visto? ¿Qué han pensado? ¿En qué parte de su cerebro me han ubicado como posible mamacita? ¿Qué casualidades les han llevado a mi perfil? Si el azar existe ¿por qué no me toca la lotería? Por favor, que me toque El Gordo y no El Inflado.

Niños míos, jovencitos henchidos de silicona y anabolizantes, almas perdidas en la perpetuación de la carne, prematuramente embalsamados, supervivientes de no se sabe qué batallas y naufragios: sacad el periscopio y observad la soledad de este mar plagado de seres que aguantan la respiración debajo del agua. Nadie os va a dar un poco de su oxígeno.

Y yo no os voy a dar amistad. Allá donde estéis, en Brasil, en Cuba… tendréis que seguir buscando a la señora mayor que os saque en volandas. No soy yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s