Cuando Adán se quedó dormido

Cuando Adán se quedó dormido,

se alzó entre ellos la serpiente.

Mirándola a los ojos dijo: ven,

te enseñaré unos trucos

que inventé cuando estaba sola.

Eva aprendió entonces

los sonidos del mar en las caracolas.

Finalmente el áspid vomitó

una larga cuerda en su regazo,

y con voz ya lejana susurró:

átate o ahórcate, tú eliges.

cuerda

ST, 1995

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s