Hoy he visto un fantasma

Hoy he visto un fantasma, a plena luz del día. En la ventana de un chaflán, una mujer observa la calle. Vestido sin mangas de color oscuro y pelo también oscuro, largo, suelto y liso, con raya en medio, como un dibujo de Sarmento. Le da el sol y su piel tiene exactamente el mismo color arena que la fachada del edificio ¿Se le habrá puesto así al atravesar el muro?

Si los fantasmas se contagiaran de los muros, los habría de todos los colores, de gotelé, de papel pintado, entelados en seda, alicatados, encalados, estucados y algunos desconchados. Los más nobles lucirían grutescos, escenas de caza y mitológicas, querubines… Los fantasmas de los monasterios, un montón de aureolas robadas a los santos de los frescos. Pendientes de su imagen, dejarían de aparecerse para saldar cuentas y recorrerían el mundo buscando las paredes más favorecedoras según la estación del año, su estado de ánimo o las tendencias del momento. Acabarían siendo “fashion victims”… almas igualmente en pena.

Mañana empiezan las rebajas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s