Si alguien me preguntara

-Si alguien me preguntara que estaré haciendo tal día como hoy dentro de dos años, se lo podría decir con toda seguridad. “Dios mediante”, hubiera añadido mi madre. Pero mi jefa era canadiense y puede que allí no tengan por costumbre meter a Dios en todo.

-¡Señor todopoderoso, así funciona el mundo! pensé yo -digna hija de mi madre- acostumbrada como estoy a la improvisación y a la cuerda floja.

Políticos, reyes, directores, programadores (y seguramente también Santiago Sierra) tienen agenda. Los demás tenemos calendario.

Lo del calendario es un asunto conceptual complicado, uno de los misterios de la infancia. Para un niño, las rutinas de los  mayores son una sorpresa permanente: aunque se repitan a diario siempre le pillan desprevenido. En el colegio, copia en su cuaderno un número que la profesora escribe en la pizarra y que al parecer está relacionado con lo del calendario e incluso con él mismo. Al final comprende que los días son según las rutinas y las rutinas según los días. El calendario podría llevar su foto, porque él ya está dentro.

-Hasta mañana, si Dios quiere.

-¿Cómo no va a querer, si está en el calendario?

img325

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s