Ayer me perdí todas las inauguraciones

Ayer me perdí todas las inauguraciones. Quería ir, pero la tarde se fue complicando hasta disolverse en una larga llamada telefónica que esperaba desde hace tiempo. A las nueve y media ya no había margen, y terminé por acomodar mi agotamiento frente al horizonte de la tele en ese lugar del salón en el que uno se funde con el resto de la humanidad burguesa y se vuelve inexistente.

Hoy me encuentro en fb con esta foto de mi prima, Eva Stavenow, que a estas alturas de septiembre todavía se da, allá en el norte, no sé si matutinos o vespertinos chapuzones, y siento que esta imagen tiene para mí mucho más significado que la mayoría de las que he visto en los últimos tiempos.

¡Ah, los horizontes y sus metáforas!

EvaStavenow