Mucho después de la tormenta de esta mañana

Mucho después de la tormenta de esta mañana, he podido sentarme un rato. A mi lado Patty Smith canta bajito. En un estudio no suele presentarse la oportunidad de trabajar cómodamente instalada en un sillón. Por no levantarme, me empeño en hacer una tarea delicada con unas tijeras enormes. Al final me he pinchado y ha salido una gota de sangre. De repente estoy muy cansada ¿Y si me duermo y me despierto dentro de cien años, cuando el mar ya no llore cadáveres? Así cien años, con botones y bramante en el regazo. Y entonces, por primera vez, ha surgido la pregunta que barre mi convencimiento más íntimo: soy artista pero ¿y si lo que hago no es arte?

¿Me estaré volviendo cuerda?

“Medicine is magical and magical is art” dice Patty con convicción, y entiendo que debo decirlo al revés. La frase no resuelve nada pero me consuela, Patty querida, aunque no sea tuya.