El orgullo se levanta tarde

El orgullo se  levanta tarde. Hoy las camareras del turno de mañana no han podido hacer su trabajo. Las de la tarde tampoco. Con el sol cayendo, hombres mazados en calzoncillos se asoman a las ventanas del hotel. Yo riego las plantas y me mojo los pies con la manguera. A veces, en Madrid, hasta parece que hay silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s