Desde ayer, mi hijo es mayor de edad

Desde ayer, mi hijo es mayor de edad. Como madre no pude evitar sentir el paso y el peso de estos dieciocho años de amor profundo.

En casa tenemos la suerte de poder compartir el mediodía a diario, y la de ayer fue una comida especialmente divertida. Después, la sorpresa del terremoto. Si fuéramos gente de otra época, mi hijo lo habría tomado como un presagio y yo como la consecuencia inmediata de mis corrientes emocionales. Habríamos corrido a consultar al augur o al chamán, confundidos y alarmados por las supuestas relaciones causa-efecto.

O quizás nos hubiéramos puesto a meditar acerca de la felicidad y la fugacidad, o sobre la apreciación de lo cotidiano frente al desconocido abismo del futuro.

En vez de eso pusimos la radio, consultamos Internet y nos enteramos de los datos.

Han pasado las horas y vuelvo a ser una insomne. El día y sus faenas desaparecen, pero queda ese sentimiento que tiene algo de ruido imbatible, subterráneamente fiero, que, inexplicablemente, no fue la causa del terremoto. En el silencio de la noche el amor materno retoma su forma más arcaica, puro pensamiento mágico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s